fbpx

Nacional

El coronavirus incrementó el riesgo de exterminio físico y cultural de los indígenas

© Santiago Ramírez Baquero

La cuarentena y la llegada del coronavirus ratificó la desigualdad y el abandono estatal en muchos lugares del país. Las comunidades étnicas no fueron la excepción. Antes de la pandemia, los pueblos indígenas sobrevivían a los ataques de los grupos armados y la indiferencia nacional. Ahora, la pandemia aceleró su exterminio físico y cultural.

El Informe de atención y situación de riesgo de los pueblos indígenas frente a la Pandemia en Colombia: Aprendizajes y Desafíos surgió como un análisis de la situación actual. Se trata de un documento de la Organización Nacional Indígena de Colombia, ONIC. La entrega se llevó a cabo en una rueda de prensa virtual en la que participaron varias autoridades indígenas del país. El informe también cuenta los logros, los aprendizajes, los desafíos y las apuestas del pueblo indígena durante los primeros tres meses de cuarentena, decretada por el Gobierno Nacional, inició el 24 de marzo. 

Un día después, la ONIC conoció los primeros casos de indígenas con covid-19, en el pueblo yukpa, en Norte de Santander. Desde ese día, la comunidad indígena y la ONIC se replegó a lo largo del país y dobló sus esfuerzos. Algunos alcanzaron a viajar a sus territorios y otros trabajaron desde sus casas. Montaron un plan de trabajo para atender la pandemia y proteger a los pueblos indígenas. Propusieron dos etapas: una de contención y otra de atención.

Foto: Pantallazo informe INFORME ESPECIAL – Situación De Los Pueblos Indígenas Frente A La Pandemia En Colombia: Aprendizajes Y Desafíos

Para ello trabajaron de la mano con el Sistema de Monitoreo Territorial (SMT), una herramienta que georeferencia y caracteriza a los pueblos indígenas desde hace seis años. En este caso, las labores de la ONIC operan bajo cinco ejes: la articulación y monitoreo de los pueblos con el SMT, el fortalecimiento la medicina propia, el componente informativo y pedagógico para visibilizar la situación actual, la gestión de relaciones y alianzas estratégicas para ayudar a los pueblos, y el control territorial, mediado por los más de 60 mil integrantes de la Guardia Indígena y su presencia en 15 mil puntos de contención en el país.

El informe recolectó datos entre el 25 de marzo y el 2 de julio. Hasta esa fecha, hay 1.175 casos positivos y 44 pueblos afectados. Además, hay unas 403.000 familias en riesgo, es decir, grupos familiares que están en un perímetro entre 15 y 45 kilómetros alrededor del foco de contagio. De acuerdo a Luis Fernando Arias, consejero mayor de la ONIC, un 80% de la población indígena está en riesgo.

Según el Instituto Nacional de Salud (INS), 672 municipios de Colombia presentan casos positivos de coronavirus. Si se filtran las cifras por las zonas que habitan los pueblos indígenas, el coronavirus llegó a 47 municipios y 2 áreas no municipalizadas, como lo son La Chorrera, en el Amazonas, y Chabaraté, en Vaupés.

De igual manera, en el 50% se desconoce el nexo epidemiológico y un 48.8%, son relacionados. Solo el 1%, es importado. En cuanto al crecimiento de los casos, desde el 10 de mayo se ha registrado un crecimiento exponencial de los casos positivos.

Si se filtran por edad, el porcentaje de niños indígenas entre los 0 y 9 años con covid-19 (5.33%) es mayor al promedio nacional (3.99%), indicado por el INS. Por otro lado, hasta el 2 de julio, la ONIC y el SMT tienen registro de 38 indígenas fallecidos por covid-19. De ellos, el 54.4% son personajes mayores de 70 años. Es decir, las autoridades espirituales son las más afectadas por el virus, sinónimo de que el conocimiento y la sabiduría de los pueblos está en peligro.

A pesar de los esfuerzos y logros colectivos, son varias las preocupaciones: la instalación de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) en las regiones Amazónica, Orinoquía y Pacífica; la operación de los centros de salud locales y las distancias entre cabildos, resguardos o asentamientos y cabeceras municipales. 

Otro problema creciente es la relación con el Gobierno Nacional. Según Arias, aún no han recibido el primer kit de bioseguridad que les prometieron al inicio de la cuarentena. Además, las ayudas que han llegado a los pueblos han sido por el esfuerzo de la ONIC. Así lo comentó Nohemy Bucuru, gobernadora de la comunidad indígena Cutucumay, en Ibagué, quien dijo que las ayudas otorgadas por la Organización llegaron la semana pasada. “Se ha profundizado el genocidio social y estrucural. Ni siquiera nos han considerado para discutir una política integral para la atención de los pueblos durante la pandemia”, contó Arias.

A su vez, Marino Córdoba y Anthon Manyoma, representantes de las comunidades afro, confirman este abandono estatal. Ambos resaltaron la inequidad y la indiferencia que somete a las comunidades étnicas del país, así como la falta de planes con enfoque diferencial para atender la pandemia dentro de los territorios. La cuarentena nacional y la llegada del coronavirus recrudeció la desigualdad y la discriminación contra las comunidades.

La pandemia ha mostrado el orden racial de Colombia, en el cual la gente negra e indígena lleva la peor parte”, Anthony Manyoma.

Pareciera que los pueblos étnicos estuviéramos condenados a luchar siempre por nuestra existencia bajo múltiples circunstancias que no parecen terminar. Le apostamos al Acuerdo de Paz, fuimos autores y promotores claves del capítulo étnico pero la guerra sigue tomando fuerza en nuestros territorios”, Marino Córdoba.

Foto: Pantallazo INFORME ESPECIAL – Situación De Los Pueblos Indígenas Frente A La Pandemia En Colombia: Aprendizajes Y Desafíos

Además de la presentación, el consejero Luis Fernando Arias mencionó que la situación actual es un llamado de la Madre Tierra para detener los modelos económicos y extractivistas que predominan sobre la armonización y el cuidado del medio ambiente. Asegura que hay un desequilibrio que impide garantizar la convivencia y hacerle frente a la pandemia.

Sin embargo, reconoce la responsabilidad del Gobierno para tratar el virus. Acciones como el rastreo epidemiológico de los casos, fortalecer la capacidad de respuesta entre los territorios y establecer un protocolo con enfoque diferencial son las peticiones principales.

Mientras tanto, la ONIC y los pueblos indígenas trabajan unidos para enfrentar al virus. En algunos territorios, le han apostado a lo intercultural, con mezclas de alcohol y plantas medicinales. En la mayoría, ni siquiera mencionan su nombre porque eso significa darle poder. También proponen impulsar la soberanía alimentaria, la siembra de semillas nativas y actividades de solidaridad como la Minga de la Comida, dirigida por el Consejo Regional Indígena del Cauca, o el trueque de artesanías. “Debemos pensar en el territorio, es lo que va a garantizar nuestra vida”, aseguró Luis Fernando.

Esperan que el informe y el trabajo adelantando por la ONIC y el SMT recuerde, una vez más, la importancia de atender a los pueblos indígenas y las comunidades étnicas del país. Más que un registro cuantitativo, las cifras son un llamado para acompañar, respaldar y proteger el mandato y la sabiduría indígena. Como aseguraron las autoridades en el evento, “para restablecer la armonía con la naturaleza y el territorio”.


Te puede interesar: Los kofanes: guardianes del bosque


Pivijay, Magdalena

Salaminita: el pueblo que renació después de 20 años de lucha

Este corregimiento de Pivijay (Magdalena) fue testigo de la violencia paramilitar. Dos décadas después, ve cómo los campesinos que un...

Ángela María Agudelo Urrego noviembre 26, 2020 3 min de lectura

Cauca, Colombia

Una alternativa judicial para defender el medio ambiente

La Clínica Jurídica nació para capacitar a los ciudadanos del Cauca, promover el acceso a la justicia y reconocer que...

Ángela María Agudelo Urrego octubre 30, 2020 3 min de lectura

Nacional

SaNaciones: un diálogo artístico con los pueblos indígenas

Esta exposición virtual del Museo de Memoria de Colombia configura un intercambio de saberes y demuestra el vínculo entre el...

Ángela María Agudelo Urrego octubre 27, 2020 2 min de lectura