fbpx

Tumaco, Nariño

En Tumaco le apostaron al turismo comunitario


Foto: © Asobocagrande

“Noches de Bocagrande, bajo la luna plateada el mar bordando luceros en el filo de la playa”, dice el coro de la canción del cantautor nariñense Faustino Arias Reinel, quien dedicó unas letras a la paradisíaca isla de Bocagrande, ubicada en zona rural de Tumaco, a solo 25 minutos en lancha rápida desde el muelle Residencia.

Bocagrande forma parte del Distrito Nacional de Manejo Integrado (DMI) Cabo Manglares Bajo Mira y Frontera, una modalidad que le permite a las comunidades que habitan esos territorios hacer uso sostenible de los recursos, protegiendo y garantizando su uso y la conservación.

El decreto 1076 de 2015 define al DMI como un “espacio geográfico, en el que los paisajes y ecosistemas mantienen su composición y función, aunque su estructura haya sido modificada y cuyos valores naturales y culturales asociados se ponen al alcance de la población humana para destinarlos a su uso sostenible, preservación, restauración, conocimiento y disfrute”.

Bocagrande fue víctima de la violencia que ha afectado al Pacífico colombiano. Los problemas de orden público la convirtieron en un territorio desconocido, luego de haber sido un destino turístico importante en Tumaco y la costa nariñense. Históricamente, las situaciones de violencia que ocurren en la zona urbana de Tumaco han afectado a la isla.

Adentrarse en los esteros del Parque Nacional Natural Cabo Manglar Bajo Mira y Frontera es una experiencia de ensueño. Los mágicos manglares y las bandadas de pelícanos, garzas y fragatas volando, dan nombre a la isla de las aves.

(Foto: © Asobocagrande )

“Este viernes –afirmaron las directivas de Asobocagrande– llegaban siete personas que venían desde Bogotá, y con el pronunciamiento que hizo Iván Márquez, diciendo que se iban a rearmar, estos turistas nos llamaron y cancelaron la reserva, argumentando que el país estaba en guerra de nuevo”. Por esto, es importante que el Estado garantice la seguridad en estos territorios, solo de esta manera se seguirá fortaleciendo la estrategia de turismo comunitario.

Gladys Prado, propietaria del hotel Las Lilianas de Bocagrande, afirma que la isla estaba en una etapa de ‘decadencia y esto llevó a varios pobladores a organizarse y conformar Asobocagrande, una organización comunitaria con la cual están generando turismo rural en su territorio. El sector hotelero de la isla y la comunidad se juntaron alrededor del turismo. Dentro del proceso han participado de espacios de capacitación y han recibido el apoyo de distintas organizaciones públicas y privadas que le apuestan a sacar adelante la iniciativa de Asobocagrande.

Miguel Martínez, estudiante de Biología de la Universidad del Quindío y uno de los gestores del proyecto de turismo rural y comunitario Bocagrande, dice que “es uno de los sitios más importantes del mundo en biodiversidad, hace parte del `Hotspot´ (centros calientes) de biodiversidad en el mundo. Bocagrande es un paso obligado de ballenas jorobadas y una cuna inmensa de biodiversidad porque está rodeada de manglares”.

La pesca y la agricultura son las principales fuentes de ingreso de las familias de Bocagrande. Por esto el trabajo de Asobocagrande se enfoca en estos dos sectores. Una de esas prácticas que desarrollan es la captura de la piangua (Anadara tuberculosa), una práctica que en su mayoría hacen las mujeres. 

La pesca y la agricultura son las principales fuentes de ingreso de las familias de Bocagrande. Por esto el trabajo de Asobocagrande se enfoca en estos dos sectores.

Desde las heladas aguas en la Antartida, cada año miles de ballenas yubartas (jorobadas) atraviesan 8mil 500 kilómetros hasta llegar al Pacífico colombiano para aparearse y dar a luz a sus crías.

(Foto: © Asobocagrande )

Deyber Hernández, habitante de Bocagrande afirma que “anteriormente la gente sacaba la piangua en grandes cantidades, pero llegó un momento en que esa labor se tuvo que reducir porque la traían y no tenían qué hacer con ella. Además no teníamos prácticas de sostenibilidad del recurso, la gente no sabía que se iba acabar la piangua”. Deyber agrega que Miguel Martínez se ha comprometido con la isla y es la persona que está aplicando todo su saber académico a la iniciativa de Asobocagrande. Eso ha motivado a la comunidad para que ponga en práctica sus saberes y puede generar ingresos con ellos.

Miguel Martínez asegura que la riqueza de Bocagrande lo llevó a hacer su pasantía impulsando el proceso que adelanta Asobocagrande en la isla. Su trabajo lo orientó a trabajar con los niños de la comunidad en temas como educación ambiental, al tiempo que los sensibiliza para que cuiden, valoren y tengan sentido de pertenencia con su territorio.

En cuanto a las prácticas responsables en la pesca y captura de moluscos, Deyber Hernández asegura que la comunidad se ha vinculado a un proceso de conservación del ecosistema manglar. Por ejemplo, respetando las tallas mínimas que exigen los planes de manejo definidos por las comunidades. Que la piangua sea capturada solo si tiene una medida mayor a cinco centímetros, esto garantiza que la especie logre llegar a la adultez y pueda reproducirse, esto para evitar la extinción del molusco. Lo mismo ocurre con el pateburro (Lobatus gigas).

Otro de los aspectos que Asobocagrande ha priorizado en el territorio es el manejo de las basuras. Gladys Prado afirma que se han enfocado en un trabajo de conservación de los ecosistemas haciendo un buen uso del plástico, sin arrojarlo al mar. “Estamos en este proceso y eso ha desencadenado que nuestra playa permanezca limpia, libre de toda afectación por residuos como el plástico”, dice Gladys.

La piangua sea capturada solo si tiene una medida mayor a cinco centímetros, esto garantiza que la especie logre llegar a la adultez y pueda reproducirse

El manglar no solo es el hogar de la piangua y el pateburro, en sus ramas yacen especies de ave como el albatros, la garza y el pelícano. Con solo hablarles levantan vuelo y muestren su majestuosidad.

(Foto: © Asobocagrande )

Pivijay, Magdalena

Salaminita: el pueblo que renació después de 20 años de lucha

Este corregimiento de Pivijay (Magdalena) fue testigo de la violencia paramilitar. Dos décadas después, ve cómo los campesinos que un...

Ángela María Agudelo Urrego noviembre 26, 2020 3 min de lectura

Cauca, Colombia

Una alternativa judicial para defender el medio ambiente

La Clínica Jurídica nació para capacitar a los ciudadanos del Cauca, promover el acceso a la justicia y reconocer que...

Ángela María Agudelo Urrego octubre 30, 2020 3 min de lectura

Nacional

SaNaciones: un diálogo artístico con los pueblos indígenas

Esta exposición virtual del Museo de Memoria de Colombia configura un intercambio de saberes y demuestra el vínculo entre el...

Ángela María Agudelo Urrego octubre 27, 2020 2 min de lectura