fbpx

Nacional

La restitución de tierras en la voz de las comunidades

Video Coljuristas

Hogar, resistencia y justicia son algunos de los conceptos que las víctimas relacionan con el regreso a casa. Muchos de ellos abandonaron sus tierras por el conflicto armado, la participación de empresas nacionales o internacionales o los intereses extractivistas en el territorio. Sus historias hacen parte de Volver a nuestras tierras, un derecho irremplazable, una serie de la Comisión Colombiana de Juristas (CCJ) que narra nueve episodios de restitución de tierras a comunidades campesinas, indígenas y afro del país. Su sello fue la participación directa de las personas, no solo como protagonistas de estas historias, sino también como productoras de los videos.

Esto es un proceso muy bonito porque existió una apropiación en la investigación y en la elaboración de los contenidos ―cuenta Paula Villa, directora del área de tierras de la CCJ―. La restitución es un proceso que le pertenece a la gente”. Volver a nuestras tierras fue producida por Uramba TV y contó con el apoyo de la Embajada de Suecia y del Programa Justicia para una Paz Sostenible de USAID.

Esta serie tiene nueve episodios, grabados en ocho departamentos y regiones: Magdalena, Bolívar, Chocó, Putumayo, el pacífico nariñense, el Urabá Antioqueño, el norte del Cauca y el sur de Córdoba. A pesar de las distancias, los territorios o los personajes, todos los capítulos tienen algo en común: la importancia de la tierra para las comunidades rurales, indígenas y afro.Estos videos narran ese vínculo que hay cultural, social, económico, espiritual con el territorio y la tierra —dice Paula—. De allí la importancia de volver”.

La idea surgió a principio de año, cuando todavía no se hablaba del coronavirus ni de la pandemia mundial. La CCJ y el área de tierras querían narrar esos casos jurídicos que han acompañado desde hace siete años. Sin embargo, el inicio de las grabaciones coincidió con la cuarentena nacional por el coronavirus, por lo que las vías aéreas y terrestres estaban cerradas. Ante las dificultades propusieron algunas alternativas, como ilustrar las historias o contarlas con fotografías. Paula Villa se negó. “Lo más importante era poder darle la voz a las comunidades y que ellas mismas pudieran narrar sus problemáticas”, dice Paula. Al final, obtuvieron los permisos y pudieron viajar. Las grabaciones y actividades obedecieron a todas las normas de bioseguridad.

En general, la comunidad participó con gusto. Incluso, en lugares como Putumayo o Cauca las mujeres fueron quienes lideraron la producción del video y el acompañamiento a la CCJ. Pero, en El Guamito (Bolívar), las mujeres prefirieron ayudar detrás de cámaras y no aparecer en los episodios. Para Paula, el recelo podría ser por las dificultades que las mujeres de la comunidad han tenido con las tierras, ya sea por la economía del cuidado o por la relación patriarcal que rige los títulos de las propiedades.

Los nueve relatos también comprenden lo que, en palabras de Paula, son “los cuellos de botella” o problemas que agravaron la restitución de tierras y vulneraron los derechos territoriales de campesinos, indígenas y afro. Por ejemplo, en el sur de Córdoba se presentó un lío de titulación, pues los predios de los campesinos estaban ubicados en medio de una zona considerada como parque natural y una zona minera.

Otra dificultad fue la intervención de empresas nacionales e internacionales con intereses extractivistas como Palmas de Tumaco, quien se aprovechó de la buena fe de la comunidad e irrumpió en los terrenos del consejo comunitario local. Otro caso fue el de la Dole Food Company, en la zona bananera del Magdalena, que despojó a la comunidad de las Franciscas I y II quienes, luego de más de 20 años, ganaron la pelea jurídica y regresaron a sus tierras.

Además de contar las historias y exponer las consecuencias del conflicto y la violencia en las regiones, Volver a nuestras tierras es una posibilidad de visibilizar y escalar las problemáticas de las comunidades. Paula cree que la serie también ayuda a entablar un diálogo con las organizaciones nacionales u ONG como la CCJ. “La serie invita a que conozcamos la relación de la ruralidad y el territorio con las comunidades —dice Paula—, una relación que trasciende lo económico y significa vida, tranquilidad y estabilidad. Una relación que muestra cómo las comunidades resisten para volver a su tierra”.

 


Volver a nuestras tierras, un derecho irremplazable tiene nueve episodios y cada uno dura, máximo, diez minutos. Si desea ver la serie completa, puede hacer clic aquí (https://youtube.com/playlist?list=PLaYIxGPn3p-1uT-6UYdQojeaSU-GGuS_c) para acceder al canal en YouTube, o puede ingresar al perfil de Facebook de la Comisión Colombiana de Juristas, en la sección “videos”. https://www.facebook.com/coljuristas/videos/?ref=page_internal

 

Nacional

La alianza para auxiliar a las comunidades étnicas

Se llama Alianza Interétnica y plantea un trabajo entre la ONIC, Afrodes Colombia y USAID que protege y acompaña a...

Ángela María Agudelo Urrego enero 25, 2021 3 min de lectura

Nacional

Una herramienta interactiva para entender el conflicto armado

Portal Esperanza es una propuesta pedagógica para que niños, niñas y adolescentes conozcan los impactos de la violencia y la...

Justicia Rural enero 15, 2021 2 min de lectura

Istmina, Chocó

Una voz de ayuda en medio del temor y la desconfianza

Lina Marcela Moreno le apuesta a la conciliación para ayudar a las mujeres del Chocó a reivindicar sus derechos o...

Ángela María Agudelo Urrego enero 13, 2021 3 min de lectura