fbpx

Mocoa, Putumayo

Putumayo estrena juzgado para la restitución de tierras

© Diana Rey Melo

La Unidad de Restitución de Tierras (URT) anunció la apertura de una nueva sala especializada en restitución en Mocoa, la capital de Putumayo. Hasta la fecha, la ciudad solo contaba con el Juzgado Primero, que durante la vigencia de la Ley 1448 de 2011 ha proferido 634 sentencias y se ha encargado de dar respuesta a 1.431 solicitudes radicadas.

Con el nuevo despacho se busca dar celeridad a las respuestas de las solicitudes de restitución de predios abandonados o despojados por grupos armados ilegales en el Putumayo. Además, se espera que con el robustecimiento de las capacidades se puedan resolver los 800 procesos que han sido radicados por la Unidad de Restitución de Tierras y que se encuentran en trámite, además de otras 614 demandas que radicará la entidad durante el 2021.

La llegada del juzgado Segundo es muy importante para nosotros porque se estaba presentando una alta congestión de casos dentro del Juzgado Primero”, dice Juan Jacobo Burbano, juez Primero Civil del Circuito Especializado en Restitución de Tierras. Según él, el año pasado recibieron unas 375 solicitudes, una cantidad prácticamente imposible de procesar con personal laborando en un solo juzgado.

El juez Burbano, que trabaja en la sala desde septiembre del año pasado, se ha percatado de varias dificultades durante su labor. Una de ellas es la poca cantidad de funcionarios y de equipos técnicos que ha impedido el uso óptimo del Portal de Restitución de Tierras, una herramienta que ha sido fundamental para estos procesos a nivel nacional, especialmente en épocas de pandemia. Desde el 2016 y hasta junio del 2020, el sistema ha contribuido a atender 6.402 personas, recibir 908 demandas electrónicas, dictar 163 sentencias y restituir 2.348 hectáreas en el país.

(Foto: © Unidad de Restitución de Tierras

Como explica el juez Burbano, el hecho de que el Juzgado Primero solo cuente con siete empleados y un solo escáner ha entorpecido el uso de este Portal. Muchos de los procesos en los que trabaja el Juzgado no estaban en formato digital, por lo que su trámite era más demorado e impedía la actualización de la página web en tiempo real. Por eso, el juez y los demás empleados de la sala han comentado la situación y solicitado dos escáneres ante la Dirección Ejecutiva de Pasto, a quien están adscritos en los temas administrativos.

Otro problema fueron las restricciones y medidas impuestas para mitigar el contagio por covid-19, que limitan la cantidad de personas y de tiempo que se puede permanecer en las oficinas. Esta situación, explica el juez, ha reducido la oportunidad de respuesta en las solicitudes y demandas de restitución. Por eso, aumentar la capacidad instalada de las instituciones judiciales es una acción muy bien recibida por la comunidad, que espera obtener respuestas de manera más eficiente.

No podemos dar espera a estos asuntos, en especial por las personas víctimas del conflicto armado. Es nuestro deber como funcionarios tratar de llevar las cosas con una celeridad prudente”, afirma el juez Burbano, quien desde su infancia vivió de cerca el desplazamiento.

Según el Registro Único de Víctimas, en Putumayo se presentaron 263.739 eventos de desplazamiento forzado y se contabilizan unas 245.838 víctimas de este hecho. Por eso, ante una cantidad tan abrumadora de casos, cada solicitud de restitución exige un trabajo cuidadoso y profundo. “Nosotros queremos estar al día con las solicitudes y realizar post fallo, que es la columna vertebral para revisar la efectividad y el cumplimiento de las sentencias”, dice el juez Burbano en referencia a las acciones que llevan a cabo los jueces después de sus sentencias para confirmar que el Estado ha cumplido con la restitución. “Para eso necesitamos personal, por lo menos otro oficial mayor que colabore con la sustanciación de los asuntos”, clama este funcionario, quien les recomienda a los campesinos que se asesoren antes de hacer la solicitud de restitución, de manera que lleguen con material probatorio, incluidas las coordenadas y linderos del terreno que desean recuperar.

El nuevo juez del Juzgado Segundo será Diego Fernando Sossa, quien afirmó que la meta es proferir en el 2021 unas 200 sentencias para restablecer los derechos de los campesinos sobre sus tierras. Además de estas acciones, con el juez los ciudadanos podrán resolver otras peticiones relacionadas al cumplimiento de las sentencias, como aclaraciones en las sentencias con situaciones especiales de algunos beneficiarios o peticiones a entidades del Sistema Nacional de Atención y Reparación Integral a Víctimas (SNARIV).

El director territorial de la Unidad de Restitución de Tierras para Putumayo, Mario Fernando Coral, afirma que la apertura es una buena noticia para quienes solicitan sus predios. “Este es un paso vital para el proceso de reparación integral, la devolución de sus tierras, la formalidad y la generación de nuevas oportunidades a quienes buscan superar las secuelas que dejó las acciones beligerantes”, afirmó este funcionario. De igual manera, el juez Burbano informó que el Juzgado Primero estará cerrado durante unos días mientras realiza la entrega de material físico y digital al Juzgado Segundo.

Nacional

Por una justicia rural que dialogue y reconozca las diferencias

El foro ‘Caminos para la justicia: experiencias que transforman las regiones’ fue el escenario para escuchar diversas opiniones y testimonios...

Justicia Rural junio 18, 2021 2 min de lectura

Nacional

Justicia con enfoque de género: una llave hacia la igualdad

Mujeres, organizaciones y líderes LGBT trabajan para solucionar los problemas, mitigar la desigualdad e impartir justicia con enfoque de género....

Justicia Rural junio 15, 2021 1 min de lectura

Nacional

Justicia étnica en Colombia: una lucha por el reconocimiento

La diversidad que distingue a Colombia también se refleja en la justicia. Indígenas y afro, entre otros, tienen su propia...

Justicia Rural junio 15, 2021 1 min de lectura