fbpx

Nacional

Traducen las sentencias más importantes de la Corte Constitucional a 26 lenguas indígenas

El proyecto, a futuro, espera involucrar a más pueblos indígenas y otras comunidades étnicas

El 7 de julio de 1991 la Constitución Política de 1991 entró en vigencia. Luego de varios meses de trabajo, el país publicó la hoja de ruta que marcaría su historia desde entonces hasta la fecha. 

La nueva carta magna nació por la necesidad de reestructurar el Estado colombiano, cuyas leyes se habían ceñido por  104 años a la Constitución de 1886. También funcionó como un instrumento para reivindicar las  libertades, garantías y derechos de la población del país y como respuesta a la violencia.

Tal vez uno de los aspectos más importantes de la Constitución fue que por primera vez reivindicó los derechos de las minorías y de los grupos tradicionalmente discriminados o marginados. El país reconoció su carácter multiétnico y pluricultural, y lo promovió en un varios artículos destinados a proteger y cuidar la cultura de los pueblos indígenas, afros, raízales y palenqueros.

En 1994, tras del esfuerzo de varias figuras, entre ellas Jaime Garzón, la constitución fue traducida por primera vez a lenguas indígenas, como nasa yuwe, guambiano, arhuaco, kamentsa, inga, kub y wayuunaiki.

La traducción, como eran pueblos tradicionalmente orales, se hizo en casetes y videos que se repartieron en la población, pero además estuvo hilada a un factor muy importante: la herencia cultural. 

En una conferencia de la Universidad Autónoma de Occidente en 1997, en Cali, Jaime Garzón se refirió a ese proceso con una anécdota:

“Artículo 12: Nadie será sometido a desaparición forzada, a torturas ni a tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes.

Traducción de los wayuú: Nadie podrá llevar por encima de su corazón a nadie ni hacerle mal a su persona aunque piense y diga diferente”.

Tras reflexionar sobre la traducción, Garzón recalcó cómo algunas de las consignas de la Constitución eran inconcebibles para los wayuú, según su cosmovisión.

ACT y la Corte dan cuenta de cómo la Constitución del 91 estableció unos derechos claves para las comunidades indígenas, como la jurisdicción indígena, la propiedad colectiva, la diversidad étnica y cultural, y el autogobierno.

Ilustración: © Amazon Conservation Team

Han pasado 27 años de aquella traducción y, a pesar de que la la Corte Constitucional ha hecho cumplir toda la jurisprudencia sobre pueblos indígenas, aún tenía un saldo histórico: acercar la Corte y sus fallos a los directamente afectados. “Hay una deuda de llevar la justicia a las comunidades vulnerables y de dar a entender las decisiones de la Corte”, explica el magistrado auxiliar, Camilo Delgado.

Hoy, gracias a una alianza entre la Corte Constitucional  y la organización Amazon Conservation Team (ACT),  con el proyecto ‘Derechos en el Territorio’, las sentencias más emblemáticas de la Corte para las comunidades indígenas han sido adaptadas a 26 lenguas nativas.

Estas cinco sentencias, relacionadas con temas de diversidad étnica, autogobierno y autonomía indígena, territorios, ambiente sano y derechos bioculturales, y consulta previa, fueron seleccionadas por ambas organizaciones con una matriz que diseñaron durante varios meses. Cada fallo de la corte representa un derecho fundamental vulnerado a comunidades indígenas a lo largo del país. 

“Nos preguntamos cómo podíamos llegar a pueblos que han sido invisibilizados y mostrarles que hay unos derechos fundamentales, consagrados en la Constitución, que a pesar de las brechas sí se cumplían y además había herramientas que los ayudaban a garantizar ese derecho”, explica Carolina Gil, directora de ACT en Colombia.

La página Derechos en el Territorio es un espacio ciudadano donde cualquier persona, tanto si pertenece a comunidades indígenas, o no, puede conocer más sobre los fallos más representativos de la Corte en torno a los pueblos originarios.

Ilustración: © Amazon Conservation Team

¿Cómo fue el proceso de adaptación?

Ana María Muchavisoy aún tiene el recuerdo de su madre traduciendo la Constitución del 91 a Kamënts̈a. Hoy, 27 años después de ese proceso, ella y su familia se han dedicado a traducir los fallos de la Corte a su lengua. “Esta apuesta por parte de la Corte y ACT nos acerca más a esa institucionalidad después de tantos años y nos permite tener esa representatividad que necesitamos como grupos étnicos, que históricamente han sido dejados de lado en Colombia”, explica.

Desde su casa en Sibundoy (Putumayo), Ana María reconoce que el proyecto ‘Derechos en el Territorio’ marca el inicio para que la Corte sea más cercana a los Kamënts̈a. Incluso, reconoce que varios de los fallos le eran desconocidos, pero gracias al acompañamiento de ACT y la Corte, entendió su importancia.

Para traducir cada fallo, Ana tuvo que estar en diálogo constante con su familia y con los mayores, para encontrar la palabra precisa para cada término. “Este ejercicio fue muy importante porque logramos tener un diálogo con los mayores para hacer la traducción más sencilla y más acorde a nuestra ancestralidad y nuestra cultura. Nosotros no hicimos una traducción gramatical y lingüística solamente, sino que buscamos que cada término fuera entendible desde nuestra identidad”, explica.

La Corte y Amazon Conservation Team, diseñaron una matriz con la que definieron las sentencias más importantes para los pueblos indígenas en la corte. Fueron cinco temáticas:  diversidad étnica, autogobierno y autonomía indígena, territorios, ambiente sano y derechos bioculturales; y, por último, consulta previa.

Mapa: © Amazon Conservation Team

¿A quién beneficia la iniciativa?

Abel Antonio Santos jamás se había considerado un lector, mucho menos un escritor, pero desde 1970 el pueblo Tikuna Magütá, asentado en el Amazonas, ha hecho un esfuerzo por preservar su cultura a través de la escritura, además de la oralidad. 

Desde entonces, se ha dedicado a escribir y traducir cientos de textos a Magütá. Entre todos, las sentencias de la corte han sido los más importantes. “Esta iniciativa es clave para nosotros como Pueblo porque nos ayuda a preservar nuestra lengua en la escritura y la oralidad, pero además nos permite reconocer nuestros derechos”, dice Abel, quien tuvo que convencer a los mayores y a los líderes en su comunidad de la importancia de la iniciativa para los pueblos indígenas.

“Los mismos cabildos empezaron a preguntarse por estos derechos. Eso fue muy interesante porque estas figuras tan importantes para nuestra cultura no conocían de estas sentencias, de estos derechos propios de nuestros pueblos ya reflejados en la Corte”, explica.

“Nuestras comunidades que se han visto tan vulneradas, a las que les han usurpado los territorios, su cultura, con esas sentencia podían tener esa herramienta ante un juzgado y alzar su voz. —dice Abel—. El proyecto es una oportunidad para tener ese diálogo con las organizaciones de base y no se queden esos conocimientos en los juzgados y en Bogotá. Es acercar la jurisprudencia a las personas que se ven más afectadas por esos fallos”. 

A través de audios y videos, ACT y la Corte Constitucional, explican a fondo conceptos como Corte Constitucional, sentencia, tutela y cada uno de los fallos. En este fragmento se puede escuchar la explicación de Corte Constitucional en español.

¿Qué viene para el proceso y qué ha hecho falta?

Jazmín Romero Epiayu, como mujer wayuu, aprendió desde muy joven a tejer. Las mochilas de colores de su pueblo son parte de su identidad, como el wayuunaiki que habla “desde que estaba en la barriga de su madre”. En la actualidad, con ese legado en mente, ve la iniciativa como el primer tejido de una mochila.

“Esto es un hecho histórico, pero de acá a que esto se lleve en práctica, falta mucho. No todas las comunidades tienen acceso a la escritura, a la interpretación, porque hay un tema de desigualdad social enorme. Muchas personas no saben leer o escribir”, explica.

La realidad es que, a pesar de que gracias a la iniciativa se puede acceder a los fallos de la Corte a través de internet, la conectividad en el país, sobre todo en zonas rurales, es escasa, y al tratarse de comunidades con una tradición oral, pocas personas leen o escriben.

En este sentido, la iniciativa, además de la traducción a la que ya se puede acceder en su página web, está desarrollando cartillas y talleres para que las traducciones puedan ser más accesibles para las comunidades, a través de una estrategia pedagógica que lanzarán en la segunda parte de este año. 

En esta imagen ACT y la Corte ilustran lo que vivió la comunidad Awá en la cabaña cuando un proyecto petrolero destruyó varios ecosistemas y los desplazó de su resguardo. Si quiere conocer sobre la sentencia que les entregó nuevamente a los Awá el poder sobre su territorio e hizo cumplir el derecho a la consulta previa, lo puede hace aquí

Mapa: © Amazon Conservation Team

“Creo que este proceso acerca los contenidos no solo a las comunidades indígenas, sino que por la misma metodología acerca estos conocimientos tan técnicos a cualquier persona. Cualquiera que acceda a la página puede conocer más de estas sentencias y tener una comprensión más clara de estos procesos y de lo que significan estos fallos de la corte. Claro tiene un foco en las comunidades, pero es una herramienta para la ciudadanía”, explica Carolina Gil, directora de ACT en Colombia.

Para Jazmín, más que traducir los fallos, la Corte debe conocer la realidad de las comunidades, ir a a los hechos para que cada uno de los derechos que se mencionan en las sentencias se cumplan y las comunidades tengan acceso a la justicia de manera integral.

“Uno ve mucho los alcances y los valora como activista, pero eso es solo el comienzo y los esfuerzos no pueden quedarse en la romantización. Se debe pensar en una forma de acercar a las comunidades para que se apropien más de lo que viven”, explica Jazmín. Para ella, si se quiere hablar de derecho, o de justicia, las dos partes deben estar en igualdad de condiciones.

“Traducir y dejar la consigna escrita es fundamental para ganar representatividad, pero para que las comunidades se apropien de estos conocimientos, la Corte debe venir, conocer la realidad de nuestro territorio. Es una relación de doble vía. Los arijuna (los blancos) también deben conocer más de nuestras culturas y la realidad de los territorios”, concluye Jazmín. 

En ese sentido, reconoce Carolina Gil, a la Corte aún le queda mucho por hacer para cerrar esa brecha entre las comunidades y las sentencias. “Debemos acercarnos a los pueblos indígenas con la Corte, que los Magistrados vayan a estas zonas, tengan un diálogo con las personas y se empapen de lo que viven. Eso podrá unir a este país centralizado con la realidad de los territorios y es el reto que viene para este proceso”, explica.

A través de audios y videos, ACT y la Corte Constitucional, explican a fondo conceptos como Corte Constitucional, sentencia, tutela y cada uno de los fallos. En este fragmento se puede escuchar la explicación de Corte Constitucional en wayuunaiki.

Para Camilo Delgado, magistrado auxiliar, este proyecto marca un hito en esa búsqueda. Por ejemplo, para hacer la traducción de la sentencia unificadora 123 de 2018, sobre Consulta Previa con el pueblo Awá, la Corte, de la mano de ACT, se reunió varias veces con la comunidad para conocer cómo la sentencia transformó la realidad de este pueblo.

“Este proyecto busca establecer una imagen basada en la dignidad humana y en el diálogo cultural que permita llegar a un acuerdo y que a partir de ese reconocimiento, estos fallos les permitan a las comunidades reivindicar esos derechos ante la Corte. Eso requiere de un proceso a largo plazo”, explica Delgado.

Hoy, a pesar de que a la mochila aún le quedan muchos hilos por tejer, marca un hito en la historia del país y genera un precedente importante para que más comunidades sean vinculadas a este proyecto. 

“La Corte ha sido muy importante en plasmar esa diversidad en la jurisprudencia y eso incluso lo celebramos. Pero a pesar de eso se siente muy lejana.  Por eso es difícil hablar de la diversidad como tal. Aún falta mucho por hacer, pero este es un hecho histórico y necesario”, concluye Jazmín. 

En Colombia existen 110 pueblos indígenas que tienen 65 lenguas vivas. Traducir las sentencias es el primer paso en el largo proceso de acercar la justicia a las comunidades indígenas. 

Nacional

Por una justicia rural que dialogue y reconozca las diferencias

El foro ‘Caminos para la justicia: experiencias que transforman las regiones’ fue el escenario para escuchar diversas opiniones y testimonios...

Justicia Rural junio 18, 2021 2 min de lectura

Nacional

Justicia con enfoque de género: una llave hacia la igualdad

Mujeres, organizaciones y líderes LGBT trabajan para solucionar los problemas, mitigar la desigualdad e impartir justicia con enfoque de género....

Justicia Rural junio 15, 2021 1 min de lectura

Nacional

Justicia étnica en Colombia: una lucha por el reconocimiento

La diversidad que distingue a Colombia también se refleja en la justicia. Indígenas y afro, entre otros, tienen su propia...

Justicia Rural junio 15, 2021 1 min de lectura