fbpx

Nacional

Un equipaje para la reparación de los pueblos indígenas

© Centro Nacional de Memoria Histórica

Desde el 2017, el equipo de enfoque étnico del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) viaja por el país con un equipaje de más. Antes de las travesías, los viajeros pueden guardar con delicadeza sus mejores prendas o empacarlas sin preocupación. Luego de su aventura, suelen cargar un equipaje más pesado, lleno de recuerdos y experiencias. En sus maletas, llevan las imágenes de los municipios o corregimientos que visitaron, algunos escritos hechos por las comunidades y hasta audios con música o testimonios. Todo lo guardan en una pequeña maleta, decorada con un patrón de líneas verdes que alude a los diseños tradicionales de los pueblos indígenas. No tiene cupo: guarda cuantas voces y relatos quieran incluir las comunidades. Es la Maleta de Memorias Étnicas.

Este equipaje es una estrategia liderada por el Equipo Étnico del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH). Cuenta con el apoyo de la  Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). En esta edición, tuvieron el respaldo del programa Colombia Transforma, que acompaña la implementación del acuerdo de paz. En medio del recrudecimiento de la violencia, visitaron 10 municipios del norte de Antioquia y del Bajo Cauca: Ituango, Briceño, Yarumal, Cáceres, Nechí, Zaragoza, El Bagre, Tarazá, Gómez Plata y Santa Rosa de Osos.Para nosotros era muy importante llegar a los territorios y comunicar de manera efectiva las experiencias de construcción de memoria desde el enfoque étnico —cuenta Alberto Moreno, líder de Enfoque Étnico del CNMH—. Así sirven como herramientas de difusión y de generación de metodologías de trabajo con comunidades”.

Este equipaje incluye líneas de tiempo, escritos, grabaciones y contenidos audiovisuales y radiales realizados en conjunto con los pueblos indígenas del país. Ha viajado por tres años y también ha sido parte de exposiciones artísticas en ciudades y unidades móviles. En el 2017, estuvo en la exposición Endulzar la palabra, realizada en alianza con el Museo Nacional de Colombia. Luego, en un viaje más reciente, le añadieron otra estampita cultural: la exposición SaNaciones, del Museo de Memoria de Colombia, una invitación para conocer la experiencia de pueblos indígenas y afro que curan el dolor que les dejó la guerra. Sin embargo, esta muestra artística aún no ha finalizado, pues sigue en construcción. Con ella, visitaron lugares como el Observatorio de Pensamiento del pueblo wiwa, en la Sierra Nevada de Santa Marta, y La Casa Arana, en La Chorrera (Putumayo), que a inicios del siglo XX alojó a una compañía cauchera homónima y fue lugar de castigos y torturas a indígenas del corregimiento. Hoy, es uno de los colegios locales.

La Maleta de Memorias Étnicas incluye folletos, mapas y material escrito y audiovisual hecho en equipo con los pueblos indígenas.

Foto: © Cortesía Centro Nacional de Memoria Histórica

Creemos que la memoria nos permite generar espacios de encuentro, tender y reconstruir puentes de diálogo, y formar a funcionarios para inspirar procesos de concertación en otros aspectos, como etnoeducación, sostenibilidad, e infraestructura social”, cuenta Alberto. En esta edición, entregaron 100 maletas a líderes comunitarios, instituciones educativas y bibliotecas de los municipios de Rincones para la Memoria, otro gran proyecto sombrilla del CNMH en alianza con USAID que articuló la pedagogía y el enfoque étnico. En el viaje, también capacitaron funcionarios públicos y gestores culturales para que tomaran la maleta, aprendieran cómo usarla y viajaran con ella. Durante los encuentros, hicieron lecturas sobre el contexto y la situación de los territorios, y conversaron sobre la importancia del enfoque étnico y diferencial.

Su primera versión fue en el 2017 y contaron con el apoyo de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). En esa oportunidad, compartieron los procesos en construcción de memoria de cuatro pueblos indígenas de La Chorrera, en Amazonas; del pueblo Wiwa, en la Sierra Nevada de Santa Marta, y las comunidades afro de Barú, en Bolívar, y en Bojayá, Chocó. Otro de sus destinos fueron algunas universidades del país. Al inicio tenían varios elementos: relatos, hojas de papel, material en memorias USB, entre otros. También entregaban mapas enrollables. Algunos medían hasta medio pliego y los llevaban en tubos porta planos, como los de los arquitectos y diseñadores. Pero el equipo del CNMH se dio cuenta que era difícil de transportar y decidió cambiar la maleta por algo más pequeño.

Hoy el equipaje es más ligero. Incluso tiene un componente virtual. El año pasado, con la emergencia sanitaria por el coronavirus, le apostaron a lo digital y crearon un micrositio homónimo a la Maleta en el que trazaron un mapa con los pueblos indígenas que visitaron, una breve descripción sobre ellos y los proyectos que trabajaron en conjunto. Hay archivos en PDF, infografías, gráficos, micrositios y otros contenidos de memoria. Asimismo, decidieron hacerlo por una necesidad que habían descubierto: abandonar las ciudades capitales y convertir las exposiciones y la Maleta en algo itinerante.

En esta edición, el CNMH entregó 300 Maletas a bibliotecas, instituciones educativas y líderes comunitarios.

Foto: © Cortesía Centro Nacional de Memoria Histórica

© Centro Nacional de Memoria Histórica

Desde la memoria buscamos el reconocimiento de las voces de las víctimas —dice Alberto— La Maleta tiene un impacto muy importante, porque para avanzar en la reparación integral y atender las afectaciones generadas por la guerra”. La Maleta de Memorias Étnicas ha sido una solicitud de las autoridades de los municipios PDET, regiones afectadas por el conflicto armado, para abordar esas experiencias dolorosas y crear espacios de reparación. Cada vez que abrían las maletas, las comunidades encontraban una manera de sanar.

Unas 300 maletas aún están en confección, pues quieren llegar a otros municipios, resguardos y consejos comunitarios para responderle a las comunidades que piden un próximo viaje. También quieren fortalecer el proyecto de Bibliotecas de Memoria, que lleva las publicaciones del CNMH a las bibliotecas públicas y privadas de Colombia; incluir publicaciones e historias sobre el exilio, y que la Maleta sea un complemento para el Informe Nacional de Pueblos Indígenas. El equipo anhela entregarles este documento con una versión en sus propias lenguas.

Otro de sus planes es continuar con la exposición SaNaciones, incluir más participación por parte de los pueblos indígenas y reiterar la idea de que el arte y la memoria, más que en sitios estáticos, merecen apuestas itinerantes que visiten a las comunidades étnicas.

La fecha y el destino de las próximas travesías son inciertos. Aún no saben si serán más las zonas ya conocidas, si descubrirán otras nuevas, o si la pandemia retrase el cronograma, pero ya hay un plan de viaje con los consejos comunitarios de Guapi (Cauca) y el pueblo wiwa en la Sierra Nevada de Santa Marta. “Estamos dispuestos a volver, cuando las condiciones nos lo permitan siempre y cuando no pongamos en riesgo a las comunidades”, asegura Alberto.


Si desea consultar el micrositio de la Maleta de Memorias Étnicas, pueden hacer clic aquí. Encontrarán una cartografía con los procesos de memoria en los pueblos indígenas que han visitado, cada uno con su descripción y contenidos únicos de las comunidades. Asimismo, la cartilla “Memorias étnicas: Procesos y experiencias en memoria histórica con comunidades étnicas”, que comparte algunas de las reflexiones y procesos del equipo de enfoque diferencial étnico del CNMH.


Nacional

Por una justicia rural que dialogue y reconozca las diferencias

El foro ‘Caminos para la justicia: experiencias que transforman las regiones’ fue el escenario para escuchar diversas opiniones y testimonios...

Justicia Rural junio 18, 2021 2 min de lectura

Nacional

Justicia con enfoque de género: una llave hacia la igualdad

Mujeres, organizaciones y líderes LGBT trabajan para solucionar los problemas, mitigar la desigualdad e impartir justicia con enfoque de género....

Justicia Rural junio 15, 2021 1 min de lectura

Nacional

Justicia étnica en Colombia: una lucha por el reconocimiento

La diversidad que distingue a Colombia también se refleja en la justicia. Indígenas y afro, entre otros, tienen su propia...

Justicia Rural junio 15, 2021 1 min de lectura