fbpx

Tierralta, Córdoba

Víctimas de Tierralta cuentan con pinceles sus historias

© Imágenes Centro Nacional de Memoria Histórica

No me dolían las heridas en las rodillas, me lastimaba más ver a mi madre mirar al cielo y preguntar entre sollozos ¿a dónde vamos a ir?”, relata Elma María Soto. Lina Marcela Vergara se suma al recuerdo de la violencia. Cuenta que abandonó su hogar sin un peso en el bolsillo “y ni idea qué hacer”. Ambas recibieron la advertencia de un grupo de uniformados que las obligó a abandonar sus casas en Tierralta (Córdoba), uno de los municipios más atacados por la violencia en el sur del departamento. Años después, recordaron el desplazamiento y decidieron narrarlo con pinceles, lienzos y colores.

Elma, Lina y otras 31 personas participaron en la galería Lienzos de memoria y esperanza, que retrata sus historias de vida, las afectaciones del conflicto armado, al igual que sus resistencias y luchas. Esta fue una apuesta con enfoque étnico y diferencial, pues participaron 33 habitantes de Tierralta, entre los que había adultos, jóvenes, indígenas, población afro y una persona en situación de discapacidad.

La exposición es un esfuerzo de la Mesa Municipal de Víctimas y de la Estrategia Nación Territorio del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH). Además, contaron con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Agencia Catalana de Cooperación.

El 22 de mayo de 2001, el extinto Frente 58 de las Farc perpetró una masacre de nueve personas en Tierralta, Córdoba. El año pasado, en noviembre de 2020, se presentó otra masacre perpetrada por paramilitares.

Foto: © Santiago Londoño

© Santiago Londoño | SEMANA

Las cuatro organizaciones trabajaron con el objetivo de construir paz, incentivar la memoria histórica, generar espacios artísticos para los jóvenes y fortalecer la labor de la Mesa Municipal de Víctimas. De acuerdo con la Unidad de Víctimas, Tierralta es el municipio más golpeado por el conflicto en el departamento y 44.978 habitantes están inscritos en el Registro Único de Víctimas. Lienzos de memoria y esperanza hizo parte de un proyecto que inició a finales de 2019 para apoyar los mecanismos de acceso a la verdad y la memoria histórica. Fue desarrollado en tres componentes, el primero con el CNMH para fortalecer los sistemas de información y archivos de derechos humanos; el segundo con la Comisión de la Verdad, para contribuir a su informe final, y el tercero, con el CNMH y ocho iniciativas de memoria locales en municipios PDET. Entre ellas, figuraba la galería.

La ejecución de la galería inició en el segundo semestre del 2020 y se dividió en tres fases: un proceso pedagógico sobre memoria histórica y asesoría artística, dirigida a los ciudadanos y funcionarios; la asesoría técnica para construir o consolidar iniciativas locales de memoria histórica, y al final, realizaron encuentros colectivos, con todas las medidas de bioseguridad, para crear los lienzos. En total, la exposición cuenta con 22 retablos sobre las afectaciones del conflicto, pero también sobre la resistencia y el deseo de reconciliación que tiene la comunidad.

Una de los aspectos favorables fue la confianza de los habitantes hacia el CNMH y el compromiso de las instituciones locales (Alcaldía, Unidad de Víctimas y Mesa Municipal de Víctimas). Más que visibilizar las historias de las víctimas, las organizaciones quisieron sensibilizar sobre cuán importante es que ellas mismas narren qué ocurrió en el conflicto armado. En vez de narraciones frías o lejanas, priorizaron los relatos en los que las víctimas fueron narradores y protagonistas.

Además de las historias de Elma y Lina, la galería también incluye otros lienzos como “La lágrima de un ángel”, un relato sobre el desplazamiento visto desde los ojos de una niña, y el retablo número, 17, pintado por un indígena embera katío del Alto Sinú, que expresa su deseo de prevalecer como pueblo ancestral de la región. En cambio, Volver a sonreír” de Abraham Andrés Argel, muestra a un campesino alegre sentado en un trono de maíz, uno de los cultivos por excelencia en la región. Esa pintura refleja la esperanza y la berraquera de los campesinos cordobeses para hacerle frente a la violencia y exaltar su compromiso y trabajo con la tierra.

Lienzos de memoria y esperanza se lanzó en noviembre del año pasado. Hasta el momento, continúa siendo una exposición virtual. Sin embargo, la Alcaldía de Tierralta expresó su compromiso para instalar la galería física en un espacio que aún no han definido. Creen que es importante un lugar exclusivo para que los habitantes conozcan la galería, hagan memoria desde el arte y reivindiquen su derecho a la verdad.

Si quiere conocer la galería completa puede hacer clic aquí.

Nacional

Por una justicia rural que dialogue y reconozca las diferencias

El foro ‘Caminos para la justicia: experiencias que transforman las regiones’ fue el escenario para escuchar diversas opiniones y testimonios...

Justicia Rural junio 18, 2021 2 min de lectura

Nacional

Justicia con enfoque de género: una llave hacia la igualdad

Mujeres, organizaciones y líderes LGBT trabajan para solucionar los problemas, mitigar la desigualdad e impartir justicia con enfoque de género....

Justicia Rural junio 15, 2021 1 min de lectura

Nacional

Justicia étnica en Colombia: una lucha por el reconocimiento

La diversidad que distingue a Colombia también se refleja en la justicia. Indígenas y afro, entre otros, tienen su propia...

Justicia Rural junio 15, 2021 1 min de lectura